miércoles, julio 08, 2015

El Papa cerró visita en Ecuador



Dejando de lado el discurso que tenía preparando, haciendo bromas y admitiendo tentaciones, el papa Francisco cerró este miércoles su visita a Ecuador, desde el Santuario a la Virgen del Quinche, en las afueras de Quito, con un llamado a evitar el “Alzheimer espiritual” y reconociendo la “peculiaridad” de la gracia del pueblo ecuatoriano.
Con un acto ante miles de fieles congregados en la plaza central frente a la iglesia y el Santuario así como cientos de religiosos y religiosas, el sumo pontífice concluyó su visita al país, primera parada de su gira por Sudamérica que lo llevará en unas horas más a Bolivia y posteriormente a Paraguay.

“Tengo un discurso preparado, pero no tengo ganas de leer”, dijo el santo padre sin enfado y provocando aplausos de los miles de fieles que se congregaron en el Santuario de El Quinche, ubicado a unos 40 kilómetros al noreste de Quito, población famosa por ser destino de masivas procesiones cada año y desde donde ofreció un mensaje centrado en la figura de la Virgen María.

El pontífice argentino de 78 años se dirigió a la población en un mensaje improvisado cercano a la gente y lleno de ejemplos, consejos y bendiciones.

Confesó que desde su llegada al Ecuador el domingo notó una “gracia” especial en los ecuatorianos, distinta de lo que ha visto en sus viajes pastorales, lo que atribuyó a la consagración del país al Sagrado Corazón de Jesús hace más de 140 años.

Que Dios “los siga bendiciendo con esa peculiaridad tan especial que yo noté desde el principio”, señaló el santo padre.

En su mensaje dirigido sobre todo a religiosos, religiosas, obispos y seminaristas les aconsejó sobre la importancia de agradecer lo que Dios les ha dado “gratis” y “no perder la memoria”.

Al finalizar su discurso dio un consejo final: “Cuiden la salud, cuiden de no caer en una enfermedad, una enferemedad que es medio peligrosa (…) No caigan en el Alzeihmer espiritual, no pierdan la memoria, sobre todo la memoria de dónde me sacaron. No se olviden de dónde los sacaron, no renieguen las raíces”.

Y mostrando su autenticidad y humanidad admitió que a veces él también siente “la tentación” de olvidarse de dónde viene.

El encuentro en El Quinche terminó con un tango argentino, en alusión al país de origen del primer papa latinoamericano de la historia de la Iglesia Católica. De esa población de unos 16.000 habitantes que recibió para la ocasión a miles de visitantes de varias regiones del país, el pontífice se dirigió al aeropuerto para partir rumbo a La Paz.

“Nos deja más fe”

Entre los asistentes al acto estuvo Marcelo Caba, un comerciante de 35 años, nativo de El Quinche, quien observaba con emoción al pontífice, llevando una bandera del Vaticano y un escapulario de la Virgen María.

Acompañado de su esposa y su suegra admite sentirse “como triste” por la partida del papa Francisco. “Es una bendición que haya venido el Papa (…) Nos sentimos como tristes de que se vaya, nos quedamos tristes, como que Dios se fuera, pero nos deja más fe, más emoción de seguir a Dios”

Mientras que Rosa Simba, una campesina de 56 años, que viajó desde la localidad indígena de Olmedo, población ubicada al pie del nevado Cayambe (norte andino), sabe que la espera por ver al Papa tras dormir en la plaza valió la pena.

“Doy a gracias a Dios de que haya venido acá. Tenemos esa suerte de que vino y que nos haya dado las bendiciones (…) He seguido todo por televisión, estuve pendiente desde que llegó (…) Sería una dicha abrazarle, besarle, pero por lo menos nos dio la bendición desde lejos”, dijo a Andes.

El retrato del Papa

Pero sin duda, uno de los más alegres con la visita del Papa fue José Enrique Rodríguez Vélez o ‘Pepín’, un pintor, retratista y caricaturista de 62 años que llegó de Quevedo (litoral) y pudo entregar un retrato del pontífice en sus propias manos durante su visita a la Catedral el lunes. Hace 30 años hizo lo mismo con Juan Pablo II.

Este miércoles también llegó a El Quinche, donde instaló un improvisado atelier y mostraba orgulloso su foto con Francisco y el retrato ante la admiración de los presentes.

“Tuve el honor de entregarle un retrato al Papa en la Catedral. Es el segundo retrato que yo entrego un papa porque hace 30 años entregué un retrato a Juan Pablo II en los Samanes”, relató a Andes, al resaltar que su trabajo es de “un artista del pueblo para un Papa del pueblo”, dijo

Y destacó el paso del santo padre por Ecuador. “Nos ha dado una inmensa alegría. Que esta alegría perdure para siempre. Él desborda paz, amor, humildad, solidaridad, entonces, en el pueblo ecuatoriano, la presencia del Papa en el Ecuador ha calado”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son de exclusiva responsabilidad del usuario, no somos responsables por los comentario del contenido de este sitio.

Nuestra Radio on Line.

Radio Manantial Fm.

Con la tecnología de Blogger.