Julián Assange el creador de WikiLeaks fue arrestado por la seguridad británica.

(((Radio y TV en Vivo))) - Concejales de FDM - Buzón del Informante - Publicidad

La imagen de Julian Assange, barbudo y demacrado, resistiéndose al arresto mientras los oficiales de la policía de Londres lo arrastraban por la calle, fue el espectáculo que marcó el final de siete años de confusión dentro de la Embajada de Ecuador, donde vivía con su gato en una pequeña habitación. Durante su permanencia en la sede diplomática ecuatoriana se proclamó como el más famoso refugiado político.

Desde hace mucho tiempo, Assange, de 47 años, se ha convertido en un símbolo de las operaciones para revelar secretos. El grupo de internet que fundó, WikiLeaks, publicó comunicaciones clasificadas del gobierno estadounidense, así como correos electrónicos pirateados por la inteligencia rusa que estaban destinados a afectar la candidatura presidencial de Hillary Clinton.

Fue arrestado el jueves 11 de abril por las fuerzas de seguridad británicas por haber violado las condiciones de la libertad bajo fianza, Assange fue inmediatamente acusado en Estados Unidos por conspiración para ingresar a una computadora del gobierno.
Para sus partidarios, Assange es un mártir y defensor de la libertad de expresión. Para el gobierno de Estados Unidos, es un paria y un lacayo del Kremlin. Pero fue el radical cambio de opinión del gobierno de Ecuador lo que, al final, afectó más su situación.

El activista se había convertido en un huésped indeseado.
Segun fuentes: "Assange está siendo químicamente lobotomizado antes de ser extraditado a los Estados Unidos para ser enjuiciado".
Desde el pequeño edificio de ladrillos rojos continuó dirigiendo su grupo de Internet, realizó conferencias de prensa ante cientos de admiradores desde un balcón, montaba su patineta por los pasillos y fue el anfitrión de un desfile de visitantes, incluidas Lady Gaga y Pamela Anderson, de quien se rumoreaba que era su novia y le llevaba sandwiches veganos.

El jueves, Anderson escribió una serie de mensajes en Twitter en los que calificaba la detención como una “vil injusticia” y dijo que el Reino Unido y Estados Unidos eran “demonios, mentirosos y ladrones”.

En entrevistas con The New York Times en 2016, como parte de un largo análisis de sus vínculos con Rusia, Assange negó cualquier relación con la inteligencia rusa, en particular en lo relacionado con los correos electrónicos filtrados de los demócratas. Según Assange, Clinton y los demócratas estaban “provocando una histeria neomacartista en torno a Rusia” y afirmó que no hay “pruebas concretas” de que lo que publica WikiLeaks venga de las agencias de inteligencia, pese a que también indicó que aceptaría gustosamente ese material.

Por pequeños que fueran los espacios que Assange ocupaba en la embajada, ubicada cerca de la famosa tienda por departamentos Harrods, no obstaculizaron su deseo de permanecer en el centro de atención.

Con la tecnología de Blogger.