5 errores imperdonables para quienes lideran un equipo.

(((Radio y TV en Vivo))) - Concejales de FDM - Buzón del Informante - Publicidad

Uno se puede encontrar con jefes líderes buenos o malos, es cuestión muchas veces de suerte. Pero, si usted, quien en este momento es la cabeza del grupo y nos está leyendo, o si quiere ser un líder o si más bien usted quiere evaluar quién es su jefe y cómo es su trato, podría evaluar estos errores que no se deberían cometer de acuerdo con los expertos.

1.  “Le gusta hacer, pero que no le hagan”: nos referimos a la forma de actuar. No sea de los que impone reglas, normas y disciplina si usted tampoco las cumple. Pues si está en esa posición es por algo, usted es el ejemplo a seguir, es la influencia para el resto del equipo. Así que no pida puntualidad, si no es puntual; no pida orden, si no es ordenado. Lo mejor será que cultive hábitos  para que los demás sigan su ejemplo.

2. Es voluble: es de los que no mantiene su palabra, un día dice una cosa otro día otra. Esto es algo que le hace perder credibilidad y respeto por parte de sus colaboradores. Si usted sabe que no puede cumplir con algo que prometió, es mejor que comunique las razones de por qué no se pudo hacer. tenga en cuenta que cuando usted tiene palabra genera confianza en los demás.

3. Le gusta críticar: cuando les presentan algún trabajo no les gusta nada, suelen destrozar de una sola, las ideas o las propuestas, pero cuando se trata de que lo cuestionen o cuestionarse a sí mismo, las cosas cambian. Porque no les gusta que le digan que no o que está equivocado. Lo que puede provocar en sus colaboradores inseguridad, miedo y falta de voluntad para asumir riesgos, por lo general, preferirán el silencio cuando se reúnan con él.

4. Es el centro de atención: es muy adulador, los créditos se los da a sí mismo, ante los demás no reconoce el trabajo de sus colaboradores, lo que es un gran error. Los grandes líderes como por ejemplo Steve Jobs, saben dar un paso atrás y que los demás brillen por su labor, él pone a otros arriba para que sean reconocido con el fin de que beneficie a todo el grupo. Y es que, cuando esto no sucede, se está reprimiendo el talento y el desarrollo de quienes están a su cargo.

5. “Nadie lo hace mejor”: más que querer estar por encima de los demás, nos referimos a la incapacidad para delegar funciones, creen que las tareas solo ellos la pueden hacer completas, dudan de la capacidad de sus colaboradores. Temen delegar, por lo que prefieren tomar las decisiones por sí solos y hacerlo todo desde ceros. Un consejo de Christine Wahl, director del programa de certificado de entrenamiento de liderazgo de la Universidad de Georgetown, citado por Entrepreneur, afirma que “los propietarios tienen que confiar en los demás y dedicar tiempo al desarrollo de las personas a su entorno para que ellos puedan ejecutar funciones”.

No hay comentarios

Los comentarios son de exclusiva responsabilidad del usuario, no somos responsables por los comentario del contenido de este sitio.

Con la tecnología de Blogger.